¿Por qué fracasan tan rápido tantas empresas?

Sin duda habrá escuchado que la única razón por la que es fácil encontrar un negocio en venta, es porque las empresas fracasan con mucha frecuencia. Si bien es cierto que la mayoría fracasan mucho antes que tengan la oportunidad de crecer, conocer esas dificultades puede ayudarlo a evitar esos mismos errores, convirtiendo la compra de una empresa en un futuro más seguro.

Espejito, espejito:

Si bien hay ocasiones en que las circunstancias están realmente fuera del control del propietario, como el caso de una crisis macroeconómica, la verdad es que rara vez toda la culpa puede endosarse a alguna circunstancia externa diferente a él mismo. Debe evaluar su negocio con una perspectiva honesta, y eso también incluye enfocar esa lente internamente. Muchos empresarios son combativos con aquellos que buscan ayudarlos y pueden ser propensos a no correr riesgos o tomar demasiados. Este fracaso común es fácil de evitar cuando compra una empresa teniendo una mente abierta y buscando maneras de fomentar el crecimiento personal en lugar de ser crítico con los demás.

Analizando los números:

Otra área en la que las empresas fracasan es donde registran sus números. Esto puede variar desde la oferta y la demanda hasta los costos laborales. El empresario que no puede evaluar los números pasará rápidamente al rojo. Si no tiene una inclinación matemática o tiene poca experiencia en la elaboración de presupuestos y administración de efectivo, sería prudente encontrar a alguien con conocimientos para que lo ayude en esas áreas. Tener a alguien disponible que pueda mostrarle cómo evaluar los números es un gran impulso para sus posibilidades de superar los primeros años del negocio. Una vez que tenga una idea de cómo debe verse el negocio, siempre puede optar por manejar las cosas en solitario más adelante.

Las personas, un activo muy importante:

Las personas que contrata en su empresa son tan importantes como su producto, y si no comparten su visión, rápidamente llevarán a su empresa a las profundidades del océano. Particularmente a medida que las empresas crecen, los dueños no pueden atender todos los asuntos que surjan, dependen de su personal para manejar los problemas y escalar los asuntos que necesitan mayor atención.

Por otro lado, no todos los trabajadores se dedican a un servicio al cliente estelar o al mantenimiento de los valores centrales de la compañía, y si ese empleado es un gerente, es incluso menos probable que alguna vez lo escuche a menos que haga una investigación propia. Una política de puertas abiertas no solo hace que los empleados se sientan valorados, sino también puede detectar rápidamente los problemas antes de que afecten al negocio.

Estar prevenido:

Comprar una empresa es una inversión, precisamente por eso necesitará encontrar formas de ahorrar dinero durante los primeros años en caso de una crisis futura. Las recesiones económicas pueden afectar a un negocio de desempeño modesto lo suficientemente duro como para cerrar las puertas.

Especialmente para las pequeñas empresas, un cliente puede representar una parte significativa de las ganancias del negocio. Eso hace que crear un colchón de efectivo sea aún más vital en el caso de que un cliente crítico desaparezca.

Debido a que no puede anticipar el futuro, evite extenderse mucho haciendo demasiado muy rápido. Las pequeñas empresas pueden duplicar fácilmente su tamaño cada año, y usted experimentará dolores de crecimiento durante ese período. Planifique ese nivel de crecimiento y establezca un presupuesto para cada trimestre que refleje todo, desde los materiales hasta los empleados, pero sea precavido, dejando suficiente espacio en su presupuesto para circunstancias imprevistas.

Creando mejores resultados:

Comprar una empresa puede ser intimidante incluso para un inversionista experimentado, pero con profesionales a los que puede recurrir para obtener asesoramiento, incluso un emprendedor primerizo puede tomar decisiones sólidas durante esos primeros años críticos.

Conclusión:

Comprar una empresa puede ser una propuesta arriesgada; sin embargo, con la planificación adecuada, el trabajo duro y la orientación, puede ser un empresario exitoso. Como dice el viejo adagio, “Vale la pena medir dos veces y cortar una vez”. Haga su tarea antes de comprar, piense cuidadosamente sobre qué tipo de negocio compra, su ubicación, la demanda de sus productos, etc.

La planificación previa es fundamental para asegurarse de realizar la inversión adecuada. Eso, junto con el asesoramiento operativo mencionado anteriormente, puede ayudarlo a tomar buenas decisiones y ser un exitoso propietario de negocios. Le deseamos todo lo mejor en su búsqueda del negocio perfecto para comprar.

Espero que esto te haya ayudado, pero si tienes alguna pregunta sobre este artículo o sobre mis servicios, no dudes en contactarme por el formulario de contacto o por medio de este e-mail: info@rogersalescoach.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.