Las perspectivas económicas en el valor de las empresas

Creo que estará de acuerdo en que estamos viendo cambios en el entorno económico sin precedentes en la historia. Y a diferencia de las crisis anteriores, el efecto de esta crisis se siente de forma transversal en todos los sectores de la industria y en la mayoría de las empresas ya sean pequeñas, medianas o grandes.

Los empresarios tienen razón en preguntarse: ¿cómo afecta esto el valor de mi negocio? Es importante destacar que es una máxima que ningún negocio opera en el vacío. Hay dos aspectos muy importantes a los que se debe prestar especial atención si uno desea responder a esa pregunta:

  1. Las tendencias del sector empresarial.
  2. Las condiciones generales de la economía.

Estos dos aspectos son quizás la mayor parte del riesgo sistemático que enfrenta una empresa. La razón por la que se llama sistemático es porque no puede evitarlo diversificando su inversión. Las tendencias emergentes en el sector empresarial donde se desenvuelve su empresa y las condiciones macroeconómicas hacen una gran diferencia en el valor actual de una empresa.

Las tendencias del sector empresarial:

Piense en una empresa en crecimiento en una industria en expansión con un gran potencial de ganancias y pocos competidores que puedan dominar el mercado. Compare esto con una industria en declive controlada por un puñado de megaempresas con grandes bolsillos y los muchos obstáculos regulatorios que se avecinan en el horizonte.

El efecto de las tendencias de la industria a menudo supera con creces las condiciones económicas generales, ya que tiene la influencia más directa en la capacidad de la empresa para competir y ser rentable.

Por esta razón, al valorar un negocio, se debe prestar especial atención a las tendencias de la industria y analizar cómo la empresa planea enfrentar el desafío. Esto requiere una revisión cuidadosa de la administración, el personal clave, su fortaleza financiera, su posición competitiva de productos y servicios, entre otros aspectos estratégicos.

Las condiciones económicas:

Ahora prestemos atención a las condiciones económicas. Cada vez que usted ve un informe de valoración empresarial, el tasador ha hecho una serie de suposiciones sobre el futuro de la economía. De hecho, los informes de valoración empresarial contienen una sección que trata sobre las condiciones económicas. Una vez que se hacen los supuestos, el tasador empresarial puede hacer pronósticos para el negocio que valora. Esta discusión forma la base de los pronósticos de ganancias y gastos que verá más abajo en el informe.

En ocasiones, puede encontrarse con una discusión económica que parece demasiado larga o complicada. De hecho, lo que depara el futuro es una incógnita. Mirar hacia el futuro más allá de un par de años está plagado de posibles errores.

Estamos en momentos de alta incertidumbre con potenciales cambios en los patrones de compra de los consumidores, y cuando la incertidumbre del mercado es alta, se deben revisar los pronósticos de ganancias de los negocios y revaluar el riesgo de negocio en el futuro. Esto es precisamente lo que hace el método de valoración por flujo de caja descontado. Evalúa detalladamente del riesgo comercial y le permite incorporar elementos tan importantes como el tamaño del negocio, el segmento de la industria y el riesgo específico de la empresa.

Por otra parte, usar el enfoque de ingresos para valorar un negocio ofrece quizás la mejor manera de evaluar los efectos de los altibajos económicos, y la razón es muy sencilla: Todos los métodos de valoración basados ​​en los ingresos son prospectivos, por lo que capturan los efectos de la recesión económica y hacen que el valor comercial se vea afectado por las perspectivas de ganancias. Por esta razón, no hace falta decir que las perspectivas de ganancias estarán muy influenciadas por factores macroeconómicos.

En tiempos económicos difíciles, la inversión empresarial conlleva un riesgo adicional. Cuanto más incierto sea el futuro, mayor será el riesgo comercial y las tasas de descuento asociadas a las ganancias futuras que pueda generar el negocio.

Recuerde que el desempeño histórico es solo eso, un punto en la historia. Nunca se repetirá, por lo que las condiciones económicas y las perspectivas comerciales serán diferentes a las de años anteriores. Si la evaluación de su negocio se basa exclusivamente en el pasado, es probable que pierda oportunidades significativas que podrían cambiar sustancialmente sus perspectivas comerciales.

El valor comercial se trata de riesgo y rentabilidad. Como tal, la valoración empresarial es un ejercicio prospectivo. La historia es una guía, pero la valoración empresarial precisa depende de qué tan bien pueda analizar lo que la empresa podrá lograr en el futuro.

Espero que esto te haya ayudado, pero si tienes alguna pregunta sobre este artículo o sobre mis servicios, no dudes en contactarme por el formulario de contacto o por medio de este e-mail: info@rogersalescoach.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.