Seis acciones que podrían salvar su negocio de la quiebra

El fracaso empresarial es una realidad. Muchos empresarios han fracasado en el pasado, y la triste realidad es que muchos más fracasarán en el futuro. Si está leyendo este artículo, es probable que esté a punto de cerrar su empresa o esté buscando estrategias para evitar que su negocio termine de hundirse. Cualquiera sea el caso, tengo buenas noticias. 

Cuando nos enfrentamos a la posibilidad real de fracasar, es tentador rendirse. Pero son esos momentos de crisis los que pondrán a prueba la solidez de su estrategia empresarial. Rendirse es fácil. Resistir ante una situación muy difícil es el verdadero desafío. Antes de rendirse, se debe a usted mismo (y a sus empleados) dedicar algo de tiempo y concentración a estas seis acciones. 

1. Sepa qué va mal: 

La mayoría de los propietarios de negocios sólo validan los comentarios positivos de sus clientes, pero también deberían crear un sistema para recopilar, analizar y tratar los comentarios negativos. Porque cuando las cosas salen mal, generalmente es ahí donde podemos aprender gran parte de las razones de la situación actual de la empresa y las potenciales vías de mejoras que podemos implementar.

2. Sea objetivo:

Muchos propietarios de negocios a menudo parecen incapaces de separar su negocio de su persona. Es como si ambos estuvieran unidos como siameses. Por favor, tenga en cuenta lo siguiente: Su negocio no es usted, ni usted es su negocio. Aceptar eso le ayudará a ser más objetivo con su negocio y le permitirá ser más humilde para aceptar los cambios que son necesarios para mejorarlo y mantenerse en el juego. De lo contrario, su negocio está condenado al fracaso. 

También debe estar dispuesto a hacer preguntas. Usted no es la primera persona que ha experimentado una etapa de crisis en un negocio. Usted no es una isla y no tiene todo el conocimiento empresarial, ni siquiera sobre su propio negocio. Por favor, esté dispuesto a abrirse a nuevas ideas. Las suyas pueden ser muy buenas, pero no son necesariamente las mejores para lograr el éxito. Es posible que descubra que sus brillantes ideas no siempre funcionarán en el mundo real. Si es necesario, contrate a un asesor empresarial que pueda ofrecerle un punto de vista diferente de su negocio.

3. Invierta en su equipo:

Su equipo de empleados ha jugado un papel importante para llevar su negocio a este punto crítico. Ahora, más que nunca, necesita transformar a su personal en un activo. No se sorprenda, pero es posible que sus empleados no comprendan su modelo de negocio o el negocio en sí mismo. Algunos podrían estar apenas allí para recibir su pago mensual. Esto no es bueno para ningún negocio.

Nada hace crecer un negocio como tener un equipo dedicado cuyos miembros se comprometan con su éxito. Sus empleados deben entender que son parte interesada y comprometida con el negocio. Todo su personal debe convertirse en vendedores expertos de sus productos. Le sorprenderá la magia que puede realizar un equipo bien cohesionado que está determinado a sacar adelante un negocio.

4. Entienda a sus clientes:

Venda lo que quieren sus clientes, no lo que le apetece a usted vender. Recuerde que su negocio existe para ofrecer servicios que repercutan positivamente en sus clientes. La demanda y la oferta siguen siendo el fundamento de la economía. La supervivencia de su negocio depende de conocer bien a sus clientes y satisfacer sus necesidades.

Haga de la satisfacción del cliente una prioridad clave. Invierta en un estudio de mercado extenso y completo. Involucre a sus clientes para descubrir lo que realmente quieren de su negocio y luego, ajuste su modelo de producto y plan de marketing para satisfacer sus demandas.

Su negocio no sobrevivirá únicamente con los clientes existentes. Para aumentar sus ingresos, debe agregar nuevos clientes rápidamente. Cree conciencia sobre su producto invirtiendo en métodos publicitarios de bajo costo. Conozca gente de uno a uno si es necesario; de hecho, dependiendo de su industria, debería hacerlo siempre.

5. Regrese a la «mesa de dibujo»:

Regrese a la raíz del problema. Debe haber razones por las que está donde se encuentra en este momento. Si ha comenzado a recopilar datos y monitorear los comentarios negativos, debe tener más que una idea de las verdaderas causas. Ahora, ¿qué puede hacer al respecto? Regrese a la mesa de dibujo y hágase algunas preguntas difíciles. ¿Está asumiendo más gastos de los que puede soportar su negocio? ¿Necesita hacer ajustes a los paquetes de compensación o considerar otras medidas de reducción de costos? 

Redefina su propuesta de valor, si lo considera necesario. Podría ser que lo que lo distingue de otras empresas en su mercado sea la razón de su fracaso. Considere seguir la tendencia general de la industria, aunque solo sea como una prueba de marketing. Ser diferente no necesariamente es lo mejor en todas las circunstancias o espacios, dependerá del sector o industria en la que se encuentre.

Establezca cuidadosamente nuevos objetivos que sean claros, definidos y específicos. Elabore unos pocos, ya que perseguir demasiados objetivos en este punto no lo ayudará a enderezar el barco. Su negocio necesita más flujo de efectivo, por lo que sus objetivos inmediatos deben girar en torno al marketing y generar ventas lo más rápido posible.

6. Haga un plan para sus activos:

Si su negocio fracasa hoy, los activos de su empresa pueden ser su único consuelo. Los activos están destinados a generar dinero para su negocio, y eso no debería cambiar en medio de circunstancias extremas. El dinero que podría obtener de la negociación de estos activos podría ser el salvavidas que necesita para mantenerse a flote.

Puede arrendar edificios y maquinarias por una tarifa considerable. En este punto, definitivamente sentirá la tentación de vender, pero no tome la decisión como una reacción instintiva. Podría perder mucho, y no hay escasez de personas que estén esperando sacar provecho de un error tan costoso.

Un gran porcentaje de activos estratégicos (equipos, maquinarias y edificios) se venden a precios de remate simplemente porque las empresas no tienen para seguir adelante. Si puede llegar a términos aceptables, es mejor firmar un contrato de alquiler o arrendamiento. Sólo si es absolutamente necesario venda sus activos, especialmente aquellos que son estratégicos para el negocio.

Espero que esto te haya ayudado, pero si tienes alguna pregunta sobre este artículo o sobre mis servicios, no dudes en contactarme por el formulario de contacto o por medio de este e-mail: info@rogersalescoach.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.