No es la montaña la que conquistamos, sino a nosotros mismos

Los contratiempos, independientemente de la razón, se consideran negativos, una dificultad o un fracaso. Sin embargo, muchas veces, una derrota puede llevarnos al desarrollo de algo mejor, si tienes la mentalidad de buscar una mejor visión. 

Es la visión la que impulsa la motivación. Sin visión, un fracaso se convierte en definitivo en lugar de algo pasajero y circunstancial. 

Mira cualquier contratiempo que hayas tenido durante el año. ¿Te permitiste buscar una mejor visión o simplemente lo aceptaste como una anomalía? No creas que estoy simplificando demasiado esto. Siempre hay opciones incluso cuando no vemos ninguna. 

Cuando ocurra un fracaso, mira qué puedes aprender de él y crea una nueva visión, porque realmente estás luchando contra ti mismo, no contra la dificultad. Se necesita fuerza y resistencia para superar las dificultades. 

El alpinista Edmund Hillary, primer hombre en llegar a la cima del Everest, lo describió mejor cuando dijo: “No es la montaña la que conquistamos, sino a nosotros mismos”. Tuvo contratiempos durante su ascenso a la cima del Everest. En lugar de sucumbir al pensamiento de “No se puede hacer”, reunió información valiosa sobre cómo atacar la cumbre. Hillary y su guía sherpa Norgay hicieron un intento. Después de una escalada heroica y desafiante a la muerte, los dos llegaron a la cima el 29 de mayo de 1953, convirtiéndose en las dos primeras personas en alcanzar la cima del mundo.

coaching de ventas
Edmund Hillary y Tenzing Norgay

¿Cuáles son tus montañas?

Por lo general, si estás fallando en un área de tu vida, probablemente también estés fallando en otras áreas. El fracaso es solo una pérdida si también se pierde la oportunidad de aprender de él. Y lo contrario es cierto. Si estás teniendo éxito en un área de la vida, es probable que también lo estés teniendo en otras áreas. Todo se reduce a creer en ti mismo. 

Un buen amigo se enfrentó a una montaña de problemas legales que casi le cuestan su negocio y su reputación. Fue acusado injustamente y sintió que no iba a ganar sus batallas. Todavía recuerdo la expresión de seriedad en su rostro cuando dijo: “Mis abogados dijeron que a menos que me comprometa a luchar para ganar, perderé. Aprendí una lección poderosa. ¡Lucha para ganar!” E hizo exactamente eso y ganó. 

Todos tenemos malos momentos

¡Algunas personas tienen hasta años malos! Mi buen amigo mencionado anteriormente tuvo 3 años malos luchando contra un desafío legal tras otro. ¡Pero perseveró y ganó! Es posible que no estés librando batallas legales o enfermedad o pérdida de un trabajo.

Sin embargo, tu montaña sea cual sea, puede sentirse igual de desesperada, llevándote en espiral a un mal día tras otro. Yo también he estado ahí. Puedes convertir esos días malos en días productivos si recuperas la fe en ti mismo. Porque existe el peligro de permitir que tus días malos te consuman. Se llama “Indefensión aprendida”. 

La indefensión aprendida ocurre cuando un individuo se enfrenta continuamente a una situación negativa e incontrolable y deja de intentar cambiar sus circunstancias, incluso cuando tiene la capacidad para hacerlo. En otras palabras, te rindes y la depresión comienza a infiltrarse en tu vida. 

He sido testigo de esto con algunos de mis clientes de coaching comercial. Una chica trabajó muy duro para restaurar las creencias en sus habilidades para vender a pesar de sus dificultades personales. Otro dejó de entrenar porque estaba convencido de que no podría cumplir con sus metas de ventas mensuales mientras enfrentaba una crisis personal. Algunas personas están tan acostumbradas a que “ van a dejar de fumar” año tras año, que nunca esperan ganar.

Puedes empezar de nuevo

Así como existe la indefensión aprendida, existe el “optimismo aprendido”. Al contarte a tí mismo una mejor historia, al ver tus circunstancias como una configuración para un mejor resultado, en lugar de un fracaso, es posible romper el ciclo del hábito de la impotencia. Pero se necesita una conciencia interna, un enfoque y un compromiso para encontrar y vocalizar algo positivo. 

¿Te ha pasado esto? Hay una persona que cada vez que estás conversando con ella, siempre es pesimista y pesimista. Pasan 5 años y un día sus caminos se cruzan y al empezar a conversar, después de cometer el error de preguntar “¿cómo has estado?” ¡La respuesta es la misma pesadumbre y pesimismo de hace 5 años! 

Si no eres consciente de tu propia negatividad interna, repetirás la misma historia una y otra vez, año tras año, a cualquiera que te escuche. La indefensión aprendida como el optimismo aprendido no es más que un hábito que desarrollaste. No son tus circunstancias, es la historia que te has contado a ti mismo sobre tus circunstancias. Puedes empezar de nuevo contándote una historia mejor.

¿Estás dispuesto a luchar para ganar?

Cualquiera que sea la montaña que te esté abrumando, escribe tu historia sobre la montaña. Expresa tus sentimientos de desesperanza, frustración e ira que han sofocado tu vida. Desahógate. Nombra y anótalo todo en un papel. ¿Cómo se siente la derrota? 

Luego escribe en papel una nueva historia. Una mejor historia. Una historia de que eres el héroe, no la víctima. Una historia que te hace ganar, no fracasar. Escribe cómo se siente ser un héroe y cómo se siente un héroe que lucha para ganar. 

Lleva contigo esta nueva y mejor historia. Léela varias veces durante el día. Úsala como una herramienta para crear un mejor hábito de optimismo aprendido. Restaura la fe en ti mismo teniendo una mejor visión de la vida. Haz esto todos los días hasta que tu nueva visión se convierta en tu nueva realidad. ¡Entonces crea otra visión mejor!… Ahh, y nunca te rindas!!

Roger Garcia

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.